Charles Baudelaire, el poeta excéntrico

Charles Baudelaire

Baudelaire es,sin dudar a dudas, uno de los poetas más productivos (y a la par, controvertidos) de la literatura francesa de todos los tiempos. Su tumultuosa vida fue llevada al cine en numerosas ocasiones y las dificultades que lo marcaron han dejado una importante huella en su basta bibliografía.

Corría el 9 de abril de 1821 cuando Charles Baudelaire vino al mundo en París. Su infancia no fue sencilla: su padre falleció cuando el pequeño Charles contaba con tan sólo seis años y su madre contrajo segundas nupcias con un hombre al que Charles detestaba.

Cursó sus estudios en el prestigioso colegio Louis-le-Grand, donde muy pronto comenzó a dar muestras de un desmedido interés por la literatura y la escritura. Con el fin de acabar con estas inquietudes artísticas del joven, fue enviado a la India con 20 años, pero el ya rebelde Baudelaire abandonó el barco y regresó a su ciudad natal tan sólo un año más tarde.

En un principio, se ganaba la vida escribiendo críticas en la prensa nacional. De hecho, sus primeras publicaciones importantes fueron dos panfletos de crítica artística, publicados bajo el nombre “Los salones” (1845 y 1846). En ellos analizaba la obra de artistas contemporáneos franceses.

Su primer éxito no se hizo esperar: en 1848 vieron la luz sus traducciones de los relatos del popular Edgar Allan Poe. Se convirtió en traductor de este escritor estadounidense hasta 1857.

Baudelaire disfrutaba de todos los lujos que se podía imaginar gracias a la fortuna de su padre, que heredó en 1842. Precisamente estos capichos, las grandes sumas que gastó en su apartamente del Hotel Lauzun y su decadente estilo de vida contribuyeron a crear esa fama de excéntrico e inmoral que le perseguiría hasta el final de sus días.

Su obra, todo un referente de la literatura francesa, es representada por sus “Pequeños poemas en prosa”, sus diarios íntimos “Cohetes” y su conocida obra “Mi corazón al desnudo”, obras póstumas que gozaron de gran acogida por parte de crítica y público. Quizás sea “Las flores del mal” (1857) la obra más valorada de Baudelaire. Tras su publicación, el gobierno francés lo acusó de atentar contra la moral pública. Como consecuencia, además de hacer frente al pago de una multa, se eliminaron seis de estos polémicos poemas en ediciones posteriores.

Los paraisos artificiales” (1860) nos permiten acercarnos a la figura del autor y ahondar en su personalidad, puesto que este libro se basa en sus propias experiencias personales al tiempo que muestra una clara influencia de “Conferencias de un comedor de opio inglés”, de Thomas De Quincey, un escritos británico que Baudelaire estimaba y admiraba.

En 1864 se trasladó a Bélgica, donde vivió hasta 1866. Aquejado de parálisis, regresó a Paris en 1867. Charles Baudelaire se despedía de este mundo el 31 de agosto de ese mismo año, tras una larga, lenta y dolorosa agonía.

Foto vía Poesía, Sociedad Anónima

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top