Romy Schneider, la inolvidable Sissi

Emperatriz Sissi

Mundialmente conocida por su interpretación de Sissi, Romy Schneider fue un icono de belleza durante los años 60. Su rostro dulce y su larga melena cautivó a generaciones de espectadores que la recordarán como la mítica Isabel de Baviera.

Rose – Marie Albach (nombre real) nació el 23 de septiembre de 1938 en Viena, en el seno de una familia de destacados actores. Sus padres se separaron cuando ella y su hermano Wolf eran muy pequeños y cuando la niña cumplió diez años, decidieron internarla en un colegio de monjas.

Con 15 años, Romy (así la llamaban familiarmente), regresó a casa de su madre, donde descubrió que ésta se ha casado con un hombre de negocios. Inició sus estudios en la Academia de Bellas Artes con el fin de dedicarse al dibujo y al diseño de moda pero pronto fue su primera incursión en el mundo del cine, con el director Kurt Ulrich, con quien rodó “Lilas blancas”.

La acogida de público y crítica fue excelente y recibió halagos tanto por su interpretación como por su su armoniosa voz (cantaba una de las canciones del film). Así, “Lilas blancas” constituyó la puerta definitiva al Séptimo Arte: no paraban de lloverle ofertas de trabajo. “Sueños de circo”, “Los jóvenes años de una reina” y las inolvidables películas de Sissi constituyen quizás la parte más destacada de su filmografía.

Con la ayuda de un espectacular vestuario y peinado de época, Romy dio vida a la entrañable Sissi, personaje que nació con el film homónimo. La película, que narraba la vida de la emperatriz Isabel de Austria, fue un éxito total y rotundo. A esta cinta siguieron otras de corte romántico con las que conquistó al público europeo: “ Sissi emperatriz”, “El destino de Sissi”, “La panadera y el emperador”…

El talento de Romy era indiscutible, pero también lo era su belleza: en 1956, el mismísimo Walt Disney le hizo entrega del premio a “La muchacha más bonita del mundo”. Dos años más tarde conoció al actor Alain Delon, con quien mantuvo un apasionado romance. El cineasta Luchino Visconti dio un giro radical a la carrera de la joven: con “Bocaccio 70” mostró al mundo entero que no era sólo una cara bonita, sino que poseía grandes dotes interpretativas.

En 1966 se casó con el director de teatro Harry Meyen, con quien tuvo a su hijo David Christopher. En 1975 se separó de Meyen y se casó con su secretario, Daniel Basini, once años más joven que ella. Fruto de esta unión vino al mundo su hija Sarah Magalena.

En 1979, la tragedia salpicó por vez primera su vida con el suicidio de su primer esposo. En 1981, sin duda el peor año de su vida, se separó de Basini. También durante ese año tuvo que ser sometida a cirugía para que le extrajesen un tumor en un riñón. Pero su más grande dolor lo sintió cuando su hijo David muere trágicamente al intentar escalar las rejas de su casa (resbaló y los barrotes atravesaron sus intestinos). El chico contaba con tan sólo 14 años.

Romy, que no logró superar el fallecimiento de su primogénito, fue encontrada muerta en su apartamento de París. La inolvidable Sissi tenía 43 años y murió con el corazón roto. Aunque el informe forense indica que perdió la vida por causas naturales, se barajó la hipótesis de que, en realidad, se trató de un suicidio.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top