Duke Ellington, gigante del jazz

Duke Ellington

Si decimos «jazz«, uno de los primeros artistas que nos vienen a la cabeza es Duke Ellington. Prodigio del piano, con su ilustre e infatigable carrera es probablemente uno de los músicos que más contribuyó al mundo del jazz.

Edward «Duke» Ellington nación en Washington DC en 1899. Con sólo siete años, un jovencísimo Duke aprendía a tocar el piano. Sin embargo, a nadie llamó la atención su talento durante su infancia: el niño no parecía mostrar signos de una habilidad musical excepcional, por lo que trabajó en otras cosas hasta los veinte años. Mientras, en su tiempo libre, se dedicaba a organizar bandas de música.

A principio de los años 20, Duke se trasladó a Nueva York, donde se vió inspirado por los pianistas de Harlem: James P. Johnson, Willie «The Lion» Smith o Fats Waller. En la ciudad de los rascacielos, Duke abrió el Kentucky Club, que regentó hasta 1927, fecha en la que comenzó a actuar en el Cotton Club y que marcaba el inicio de una meteórica carrera.

Junto a su trompetista Bubber Miley, su trombonista Tricky Sam Nanton y su saxofonista Harry Carney, formó una banda con la que grabó varios discos y se hizo famoso a nivel nacional. Mientras que el trompetista acompañó a Duke desde 1925 a 1929, el resto del grupo no se despegaría de él hasta el momento de su muerte.

La relación de Ellington con sus músicos era intensa: más que una formación musical, se consideraban prácticamente una familia. Éxito tras otro, desde 1930, la popularidad de estos chicos fue en aumento. En 1939, el compositor, pianista y arreglista Billy Strayhorn se unió al ya consolidado grupo, provocando una fusión de estilos única e inigualable.

La popularidad de Ellington no disminuyó jamás: escribía grandes éxitos, realizaba giras mundiales, y obtenía un gran reconocimiento allí a donde fuese. Era una leyenda en vida. Trabajador nato, no descansó hasta que su salud comenzó a fallar. En 1979, este gigante del jazz cerraba sus ojos para siempre. Así, la música perdía a otro de sus grandes.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top