Burt Lancaster, una estrella inmortal

Burt Lancaster

Burt Lancaster fue uno de los más destacados actores de los años 50. Nacido el 2 de noviembre de 1913 en Nueva York, el oscarizado actor destacó desde muy joven por su increíble habilidad acrobática y sus aptitudes deportivas. Así, con 17 años, se ganaba el pan trabajando como trapecista y acróbata en un circo, junto con su gran amigo el actor Nick Cravat, con quien compartiría cartel en varias ocasiones.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Lancaster (enrolado en el ejército) organizó varios espectáculos para animar a sus compañeros. El éxito cosechado en dichos espectáculos lo animó a iniciar el que sería un exitoso camino en el mundo de la interpretación. Tras una fugaz etapa en Broadway, Burt logró la fama en 1946 con su primera película, «Forajidos». El reconocimiento cosechado con este film por parte de público y críticos, hizo que el joven actor se especializase en cine negro («Fuerza bruta» o «Voces de muerte» son algunas de sus más sonadas películas dentro de este género).

Sin embargo, Burt Lancaster cultivó otros géneros, protagonizando diversos films de acción y aventuras y también westerns (probablemente sean las películas del Oeste las que inmortalizaron a este polifacético artista). Así, no pasaron desapercibidos sus papeles en clásicos como «El halcón y la flecha», «El temible burlón» o «Veracruz».

Además de acróbata, deportista y actor, Lancaster decidió probar suerte también como productor. De este modo, junto a su representante Harold Hetch, creó su propia productora, sello de grandiosas películas como «Mesas separadas», «El fuego y la palabra» (film con el que conseguiría un Óscar) o la mítica «El hombre de Alcatraz».

Si le buscásemos un sobrenombre a este actor, quizás sería «El gatopardo», pues con esta película (dirigida por Luchino Visconti en 1962, época de la Dolce Vita en Italia) cosechó un gran éxito a nivel mundial. Burt Lancaster fue un actor constante, que dio muestras de su profesionalidad a lo largo de toda su carrera cinematográfica. Puede decirse de él que fue uno de los actores más codiciados por directores y productores hasta el día de su muerte. El protagonista de «Buffalo Bill» falleció en Century City (California) el 20 de octubre de 1994. Para entonces, ya se había convertido en uno de los inmortales de Hollywood, en un actor de referencia para estudiosos y amantes del cine.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top