Baby Face Nelson, gángster estadounidense

Baby Face Nelson

Lester Joseph Gillis fue más conocido por el alias Baby Face Nelson, bajo el cual pasó a la historia como uno de los criminales más peligrosos de Estados Unidos. Sus fechorías, junto a otro famoso criminal de la época, John Dillinger, forman parte de la cultura gángster.

Ladrón de bancos, ladrón de coches y contrabandista, Baby Face Nelson enfrentó a la policía toda vez que pudo, mostrando gran talento criminal, así como una crueldad inusitada. Su verdadero nombre era Lester Joseph Gillis y nació el 06 de diciembre de 1908 en las afueras de Chicago. Séptimo hijo de un matrimonio inmigrante belga, irónicamente su padre no permitía en casa pistolas, siquiera de juguete.

El apodo de Baby Face le fue otorgado por parecer mucho más joven de lo que en realidad era. Su vida en las calles comenzó en edad escolar, desertando de los salones de clase en el 8 º grado. Solía robar junto a sus amigos toda clase de elementos, encarando siempre el rol de distracción por su aspecto infantil e inocente. Pronto pasó de los pequeños hurtos al robo de de coches. A los 13 años fue sorprendido mientras robaba un coche y fue enviado a un reformatorio por un año.

Durante una segunda estadía en la cárcel, su padre se suicidó, en parte debido a la vergüenza que las acciones de Baby Face Nelson habían ocasionado a la familia. El criminal se sintió responsable por esto y comenzó a enviar a su madre parte del dinero que obtenía con sus delitos. En 1928, se enamoró de una chica de Chicago, Helen Wawzynak, y en un año se casaron. Su primer hijo, Robert, nació el 4 de abril 1930, y el segundo, Darlene, en 1932. Baby Face Nelson resultó ser un hombre dedicado a su familia, y la llevaba consigo a todas partesl, incluso cuando era buscado por la policía.

En 1931 fue apresado por el atraco a un banco y condenado a 10 años de prisión en Illinois. Si bien se encontraba encerrado, fue acusado de otro robo en el Condado de Du Page y también condenado por este. Con una gran cantidad de años de cárcel sobre sus hombros, decidió fugarse, ocasión que se presentó mientras era transportado de regreso a la cárcel tras una comparecencia ante el tribunal, en 1932. Su tren llegó tarde y el funcionario decidió llevarlo de vuelta en taxi. El gángster sacó un arma (que se cree le había provisto su esposa) y se escapó.

Tras un tiempo en Reno, Baby Face Nelson se asoció a John Paul Chase, un traficante y contrabandista. Esta sociedad duraría el resto de sus vidas. Comenzaron contrabandeando en camiones y cometiendo robos a mano armada, y su amistad se tornó tan estrecha que solían presentarse como hermanastros.

Baby Face Nelson se trasladó a un vecindario acomodado con su familia, donde vivió hasta mayo de 1933. En Indiana se reunió con un grupo de ladrones de bancos, entre los que se destacaba John Dillinger, aunque en el momento apenas comenzaba a cobrar fama. Tras el robo a un banco en que ultimaron algunos agentes federales, la banda atrajo la atención de la policía y el FBI, quienes comenzaron a perseguir a sus integrantes incansablemente.

De alguna manera, Baby Face Nelson siempre se las arreglaba para escapar cuando lo cercaban, asesinando algunos oficiales cada vez que lo hacía. Sin embargo, el, 27 de noviembre de 1934, no logró hacerlo. Baby Face Nelson se encontraba fuera de un pequeño poblado llamado Barrington, cercano a Chicago. Acorralado por el FBI, el gángster acabó con la vida de dos agentes, pero recibió 17 heridas de bala, muriendo esa misma noche. Su cuerpo fue abandonado por su esposa y un cómplice.

Su trágica muerte fue algo esperable dado su violento estilo de vida, incluso Al Capone lo había expulsado de entre sus hombres por ser demasiado peligroso y difícil de manejar.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top