Emilio Salgari, creador de Los Tigres de la Malasia

Emilio Salgari

Emilio Salgari nació en Verona en agosto de 1862, fruto del matrimonio de una pareja veneciana. En 1878 se inscribió en la Escuela Real Técnica y Náutica de Venecia «P. Sarpi», pero, a pesar de cursar estudios, no obtuvo diploma alguno. A pesar de su extensa obra literaria ambientada en tierras exóticas y distantes y protagonizadas por piratas, sólo se embarcó en un viaje por mar en toda su vida, a través del Adriático, durante tres meses.

A los veinte años publicó su primer cuento, «Los salvajes de Papúa», en cuatro episodios en un semanario de Milán. En 1883 comenzó a contribuir en el diario de Verona, La Arena Nuova, en cuyas columnas apareció por primera vez en octubre «Los Tigres de la Malasia», sin embargo, su primer libro publicado fue «La Favorita del Mahdi», en 187, a partir de una historia que había aparecido en episodios unos pocos años antes.

En 1892 contrajo matrimonio con Ida Peruzzi. En 1894, tras mudarse con su familia a Turín, publicó «El Continente Misterioso«, ambientada en Australia, y «El Tesoro del Presidente del Paraguay«, así como una colección de historias cortas marítimas, «Los cuentos marineros de Mastro Catrame».

En 1898, el editor Donat, con quien firmó un contrato de exclusividad, lo convenció de mudarse con su familia cerca de Génova, en ese mismo año, después de su famosa «Los tigres de la Malasia» (1896), comenzó una nueva serie sobre los piratas, este momento de la extracción occidental, con «El Corsario Negro».

En 1900, mientras se publicaba la novela «Los tigres de Mompracem«, regresó a Turín, afectado por penurias económicas que marcarían el resto de su vida.

En el verano de 1903 su esposa abandonó la familia aquejada de cierto extravío mental, y en 1906 Emilio Salgari rompió su contrato con Donath, iniciando un acuerdo comercial con Bemporad, para quien escribió el mayor número de novelas, diecinueve, entre 1907 y 1911.

En 1910, la salud de Ida se deterioró rápidamente y el escritor trató de suicidarse, en abril del año siguiente, sólo unos meses después que su esposa fuera admitida en un asilo.

Finalmente, Emilio Salgari se quitó la vida, al igual que su padre había hecho en 1889 , y lo haría su hijo en 1931.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top