Harry Houdini, el gran ilusionista

Harry Houdini

Harry Houdini fue el más grande ilusionista de la historia. Famoso por sus peligrosos actuaciones de escapismo, se convirtió en el Rey de las Esposas; una figura rodeada de magia y misterio.

Erik Weisz era el nombre real de Harry Houdini. Nació en 1874, en Hungría, hijo de Samuel Weisz y Cecilia Steiner y hermano de cinco. A los cuatro años de edad se trasladó con su familia a Estados Unidos, asentándose en Wisconsin. Allí el pequeño Erik comenzó a trabajar como vendedor de periódicos y lustrabotas a los ocho años. Fue en ese momento que su vida cambió, cuando su padre lo llevó al Dr. Lynn, un mago viajero que despertó en el niño la pasión por la actuación. Junto a sus amigos, formó un circo donde comenzó sus propias e infantiles actuaciones bajo el nombre de Ehrich, The Prince of the Air.

No tardó mucho en dejar su hogar y unirse a circos y actos ambulantes, aunque al año se reunió con su familia en Nueva York. Allí tuvo varios empleos para ayudar a su familia económicamente, mientras estudiaba magia y competía en eventos deportivos en su tiempo. En ese entonces, llegó a sus manos el libro The Memoirs of Robert-Houdin, Ambassador, Author, and Conjuror, las memorias del mago Jean Eugène Robert-Houdin, el padre de la magia moderna, a quien Erik admiró enseguida. En su honor, adoptó el apellido Houdini, añadiendo una «i» al final para indicar «parecido a Houdin».

Al principio de su carrera. Harry Houdini se dedicaba a juegos de cartas y otros efectos chistosos. En aquel entonces, los espectáculos de espiritistas eran habituales. Los falsos médiums decían invocar espíritus mientras permanecían atados para lucir más veraces. Houdini comprendió que para manipular el show, estos se liberaban secretamente y que dicho escape podía ser un espectáculo en sí mismo. Y acertó, pues si algo hizo famoso a Houdini fueron sus espectáculos de escapismo, lo cuales superaba gracias a su gran resistencia física. Su habilidad para liberarse de ataduras con cuerdas, cadenas con candados, esposas, camisas de fuerza y otras peligrosas situaciones fascinó al público y le hizo ganarse el nombre de Rey de las Esposas.

La Metamorfosis se convirtió en uno de sus shows más clásicos. Houdini era introducido, atado, en un saco y luego en un baúl que luego era rodeado de cadenas y candados. El ayudante subía encima del baúl, levantaba una cortina y a la cuenta de tres la bajaba, mostrando a un Houdini liberado en el lugar del ayudante. Al pasar el tiempo, el cuerpo de Houdini ya no podía resistir semejantes hazañas, como la de escapar de una camisa de fuerza mientras colgaba boca abajo de una grúa en medio de la ciudad. Decidió montar un espectáculo propio en Broadway donde por ejemplo hacía desaparecer del escenario a un elefante.

Harry Houdini fue muy amigo de Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes. Éste era un fiel amante del espiritismo y lo paranormal, mientras que Houdini estaba empecinado en desenmascararlos, algo que hacía en sus espectáculos. De hecho, había diseñado un código que compartió con su esposa Bess, consistente en diez palabras secretas que usaría si alguna vez contactaba a través de un médium genuino.

Un día de octubre de 1926, Houdini aceptó el reto de un grupo de jóvenes de recibir golpes en el abdomen para comprobar su resistencia, y aunque el gran mago los soportó, había dañado seriamente su apéndice. Los días siguientes, Houdini quiso continuar trabajando dolorido y afiebrado, hasta que sufrió se desmayó en una actuación y fue hospitalizado. El 31 de octubre de 1926 falleció con 52 años a causa de una peritonitis. Su apéndice probablemente ya llevaba días inflamado antes de aceptar recibir los golpes. Sus restos fueron despedidos por más de dos mil personas. Su viuda intentó durante diez años, con diversos médiums, contactar con su amado esposo, pero jamás recibió el código que él había diseñado.

La pasión de Houdini por la magia y el ilusionismo se plasmó también en libros, pues llegó a formar una enorme biblioteca especializada en la historia de la magia que legó a la Biblioteca del Congreso de Washington. Con su habilidad para liberarse de cuerdas, cadenas, esposas, camisas de fuerza, baúles, barriles, cajas fuertes, sacos, ataúdes, jaulas y habitaciones cerradas, Harry Houdini es y será el mejor escapista de todos los tiempos.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top