Grace Kelly, una princesa de cine

Grace Kelly

Filadelfia fue la encargada de ver nacer aquel 12 de noviembre de 1929 a quien fuera una de las actrices más importantes del cine americano: Grace Kelly.

Grace Patricia Kelly pasó su infancia en el seno de una familia irlandesa y extremadamente católica. Su padre, de muy buen pasar económico, era un hombre severo y dedicado al mundo de los negocios y el deporte. Su madre era una típica ama de casa estadounidense, la misma que en sus relatos dio fe de que su hija era una apasionada del teatro y la actuación desde que tenía uso de razón.

En un primer momento su familia se opuso a que se dedicara al mundo de las estrellas, sin embargo, su amor por el séptimo arte pudo ir más allá de aquella negación. Viajó a Nueva York a los 18 años dedicándose sobre todo al modelaje, el que sería su puerta de entrada a muchos otros lugares para luego convertirse en la actriz mejor paga de la época. En dicha ciudad estudió artes dramáticas en la prestigiosa “Academia Nacional de Arte Dramático”.

Fue recién en 1949 cuando consigue su primer papel en Broadway. Debido a su esplendor y belleza inigualables, así como también a su inmejorable talento, comienza a participar en diferentes shows y propagandas televisivas hasta que a los 22 años decide viajar a Los Ángeles para probar suerte con el séptimo arte.

“Catorce horas” sería el titulo de la primera película que filmó. Gary Cooper quedó impresionado con la delicadeza de Grace y convence a los directores para contratarla y filmar su primer protagonista en el recordado western “Solo ante el peligro”. Luego filma “Mogabo”, película que le valió su primer Oscar como mejor actriz de reparto.

Pero aún faltaba que Grace Kelly tuviera la mejor se sus suertes: Hitchcock fue el encargado de elegirla como su musa inspiradora: “La ventana indiscreta”,Crimen perfecto” y “Atrapa a un ladrón” fueron las tres películas en las que el cineasta contó con la actuación de la maravillosa actriz, llevándola a la cúspide de su carrera como artista.

Grace Kelly y Cary Grant

Durante los años 50 filma una de sus tantas películas en el principado de Mónaco, lugar donde conocería al príncipe Rainiero, quien luego sería su esposo y padre de sus tres hijos: Alberto, Carolina y Estefanía.

Boda de Grace y Rainiero

El 13 de septiembre de 1982, a los 52 años de edad, Grace muere en un terrible accidente de tráfico, acompañada por su hija Estefanía, quien por suerte salió ilesa del mismo. Ese día Mónaco vio partir a quien sería su princesa, a quien sería la mejor actriz de Hollywood durante mucho tiempo después.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top