Soraya Esfandiary, la princesa de los ojos tristes

Soraya Esfandiary

Soraya Esfandiary Barhfiary, la que un día fuera emperatriz de Persia, nació un 22 de Junio de 1932. Hija de Khalil Sfandiary, embajador de Irán en la República Federal de Alemania, fue la segunda esposa de Mohammad Reza Pahlevi, el ultimo Sha o Emperador de Persia

Terminada la Segunda Guerra Mundial la familia Esfandiary se traslada a Zurich donde Soraya continua sus estudios. Mas tarde, con estos estudios ya completados, comienza su estancia en Londres para perfeccionar su inglés. En esos momentos aún ella no lo sabía, pero el Sha de Persia, después de ver una foto de la joven, mandó a un una hermana suya a la capital londinense para conseguir mas fotografías de Soraya y para averiguar quién era.

El Emperador se sentía solo después de su divorcio, a pesar de que viajaba mucho, y buscaba desesperadamente una esposa. Fawzia, su primera mujer, sólo le dio una niña y su consejeros le apremiaban para que buscara un heredero que garantizara la continuidad de la dinastia Palhevi.

Poco después la embajada de Irán organiza un fiesta en la que el Sha pide exprofeso que se invite a la joven Soraya. Cuando el avión aterrizó en Teherán es probable que Soraya ni tan siquiera imaginara cuánto iba a cambiar su vida. Esa noche, mientras el Emperador y la bella joven cenaban cuentan que no hacían sino mirarse el uno al otro. En aquellos días ella tenia 16 años y el ya 32.

Soraya Esfandiary

Es en concreto el 12 de Febrero de 1951 cuando la aún adolescente Soraya contrae matrimonio con Mohammad Reza Pahlevi, el Sha de Persia.

Pero pesar del gran amor que se profesaban los esposos pronto la felicidad se vio enturbiada por el hecho de que no llegaba el hijo tan deseado por el Sha y cuantos lo rodeaban. Entonces los comentarios malintecionados que corrían por los rincones de palacio y  preguntas de la Reina Madre convirtieron la vida de Soraya en un tormento, teniendo incluso que soportar que su esposo le propusiera tener otra esposa hasta dejarla embarazada pero sin llegar a separarse de ella. Ante la negativa de Soraya, el matrimonio empezó a distanciarse y el repudio poco tardó en llegar.

Entonces, con el corazón partido, la Emperatriz regresa a Europa y viaja por distintos países buscando el camino para rehacer su vida. Un día inolvidable para ella conoció a Franco Indovina, director de cine, que la ayudó a sonreír de nuevo ante la vida, aunque la tristeza no llegó nunca a desaparecer de su hermosa mirada.

Soraya Esfandiary

Esta historia de amor duró tan sólo cinco años ya que Franco Indovina perdió la vida en un terrible accidente de tráfico. Para Soraya éste fue otro duro golpe del destino, y de nuevo emprendió el camino en solitario.

Y a los 69 años muere en París, de muerte natural y cuenta que leyendo el libro de sus memorias, El Palacio de Las Soledades, en el que relataba que despues de haber sido repudiada se lanzó a recorrer el mundo buscando paz para su alma y un refugio para su corazón.

Print Friendly, PDF & Email





12 comentarios

  1. su dice:

    Soraya cando llego a españa se encontro con mi tia Gebriela y eran amigas, ella y su marido la cuidaron. Tengo una hermosa foto de ellas juntas, pero es verdad, con unos ojos tristes del amor perdido…

  2. JULIA NOEMI PASSARELLA dice:

    El tuvo hijos de su tercer matrimonio, y de poco le sirvió. 21 años después de repudiar a Soraya tuvo que salir del país para iniciar no ya un exilio sino un éxodo, buscando un sitio ya no para vivir sino para morir. Nadie quería recibirlos. Un periodista que les frecuentaba, ya muy mayor, cuenta que cuando estaban en Marruecos Hassan II les quería entregar a Jomeini, que llamaron a todos los países y que en todos la misma respuestaÇ: “no podemos garantizar su seguridad”. Que esperaron hasta el día siguiente una respuesta de Bahamas, que finalmente les acogería por un mes o dos. Que esa madrugada mientras esperaban habían decidido que si la respuesta era negativa se arrojarían con el avión toda la familia al mar. El heredero del sha se quedó compuesto y sin corona, nunca más volvieron a Irán y los dos hijos menores se suicidaron. El murió año y medio más tarde de cáncer en El Cairo. Lo dicho¨: no le sirvió de nada haber repudiado a Soraya si tanto la quería. Formó una familia numerosa, y su esposa e hijos debieron andar como parias por el mundo hasta que el murió. Curiosamente, y aunque parece poco probable que vuelva la monarquía a Irán su príncipe heredero ha tenido tres hijas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top