Maria Callas, la gran diva de la ópera

Maria Callas

El día 2 de Diciembre de 1923 nacía en la ciudad de Nueva York una niña predestinada a ser admirada en el mundo entero. María Callas fue, sin duda alguna, una de las voces mas importantes de la lírica en su tiempo. Pero también fue una mujer llena de fuerza y de voluntad, y una mujer que amó mucho y que llegó a morir de tanto amor.

Maria Anna Cecilia Sophia Kalogeropoulos, Maria Callas, era hija de Evangelia Dimitriades y George Kalageropoulos, emigrantes griegos que llegaron a Estados Unidos en Agosto de 1923, y que se asentaron con su negocio farmacéutico en la ciudad de Nueva York.

Tras unos años, y después de la separación de sus padres, se trasladó con su madre y hermana a Grecia y allí comenzó sus estudios de canto en el Conservatorio Nacional de Atenas. Pero la relación con su madre era muy difícil pues ésta la comparaba siempre con su hermana, haciéndola creer poco agraciada y sólo atractiva por su voz. De hecho, María jamas pudo superar el sentimiento de no sentirse querida por su madre.

Tiempo después María Callas debutó en el Teatro Lírico de Atenas, y su primer éxito llegó en 1942 con Tosca, en la Opera de Atenas. Este sería el comienzo de la carrera llena de más éxitos pues esta soprano cautivó al mundo con su voz, sabiendo combinar su impecable técnica con un gran talento dramático, cualidades que le hicieron la mas famosa actriz-cantante de aquella época.

Maria Callas

Además María era extraordinariamente versátil y su repertorio iba desde la opera clásica, como La Vestale de Gaspare Spontini, a las operas de Guiseppe Verdi o Giacomo Puccini. Esto, que si bien le llevó a interpretar papeles de lo más diversos, se convirtió en algo perjudicial cuando comenzó a deteriorar su voz y comenzaron a lloverle las críticas.

En cuanto a su vida sentimental sin duda lo más conocido de María fue que en 1959 se enamoró del magnate Aristoteles Onasis y dejó al que por entonces era su marido, Giovanni Meneghini, quien había gestionado toda su carrera como cantante. Su idilio con el magnate griego se difundiría exhaustivamente por la prensa, pero esta tortuosa relación sentimental se convertiría en la verdadera tragedia griega de la gran diva.

Y es que la soprano se retiró durante el tiempo que duró el idilio con Onasis, y a su regreso a nadie se le escapó que su voz había perdido fuerza y evidenciaba los primeros síntomas de decadencia. En la última representación de Norma, María, tras el esfuerzo que tuvo que hacer para estar a la altura debida, se derrumbó en el escenario y tuvo que ser llevada a su camerino.

El 20 de Octubre de 1968, Onasis abandona repentinamente a Maria para casarse con Jacqueline Kennedy, la viuda del presidente John Fizgerald Kennedy, y la esperanza de que Aristoteles Onasis, al que verdaderamente amaba, le propusiese matrimonio se desvaneció para siempre. Maria Callas, herida en lo mas profundo de su orgullo, nunca pudo superar su abandono y jamás se lo perdonó. Y a pesar de que Onasis intentó reconquistarla aun estando casado con Jacqueline, María lo rechazó cuando se encontraron en París en 1973.

Y precisamente en Paris acabó su vida el 16 de septiembre de 1977. Sola en su habitación, falleció poco después de sufrir un desmayo. Las causas de su muerte no quedaron nunca claras, la versión oficial dice que fue una crísis cardíaca, y fue enterrada en el famoso cementerio de Pere-Lachaise.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top