Roberto Arlt, el escritor rabioso

Roberto Arlt

Roberto Arlt fue uno de los mejores escritores argentinos del siglo XX. El autor de «El Juguete Rabioso», «Los Siete Locos» y las «Aguafuertes Proteñas», fue un personaje emblemático de la Buenos Aires de la década del ’30. A pesar de su pasión y entusiasmo, se ganó el merecido reconocimiento de la crítica luego de su muerte y hoy es considerado como el primer autor moderno de Argentina.

Novelista, dramaturgo, periodista y hasta inventor, Roberto Arlt nació en abril de 1900 en Buenos Aires, el día 2, 7 o 26, pues él mismo mentía acerca de su biografía. Su padre era prusiano y su madre italiana, pero Arlt se hizo famoso por sus relatos sobre el barrio porteño de Flores, donde vivió sus primeros 16 años. Luego decidió abandonar su casa porque ya no toleraba la violencia casi sádica de su padre.

Para sobrevivir se tuvo que convertir en pintor de brocha gorda, ayudante de librería, aprendiz de hojalatero, peón en una fábrica de ladrillos y hasta fue estudiante de la Escuela de Mecánica de la Armada, pues su instinto de inventor era inquebrantable, aunque no tan brillante como su pluma.

Más tarde empezó a trabajar como periodista, lo que le ayudó a relacionarse con los círculos literarios porteños. Comenzó su carrera de escritor con su cuento “Jehová”, y en 1926 publicó su primera y famosa novela El juguete rabioso, que nos adentra en la vida de un adolescente que se inicia como delincuente y termina traicionando a los suyos. En aquel entonces comenzaba también a escribir para los periódicos Crítica y El mundo, donde destacamos la crónica del fusilamiento del anarquista Di Giovanni y su texto “Aspiro a ser diputado”, donde refleja claramente por qué los años ’30 fueron llamados en Argentina “La década infame”:

“Aspiro a ser diputado, porque aspiro a robar en grande y a `acomodarme’ mejor.
Mi finalidad no es salvar al país de la ruina en la que lo han hundido las anteriores administraciones de compinches sinvergüenzas; no, señores, no es ese mi elemental propósito, sino que, íntima y ardorosamente, deseo contribuir al trabajo de saqueo con que se vacían las arcas del Estado, aspiración noble que ustedes tienen que comprender es la más intensa y efectiva que guarda el corazón de todo hombre que se presenta a candidato a diputado.”

Sus columnas diarias Aguafuertes porteñas aparecieron de 1928 a 1935 y fueron después recopiladas en el libro homólogo, convirtiéndose con el tiempo en uno de los clásicos de la literatura argentina. Arlt retrataba la otra Argentina, la de los recién llegados inmigrantes que intentan sobrevivir en un medio desigual y opresivo, con un estilo vital y «descuidado» que se interesaba en la nueva realidad social.

Aunque en 1935 viajó a España y Marruecos enviado por el periódico El Mundo para escribir sus Aguafuertes Españolas, permaneció la mayor parte de su vida en Buenos Aires. En sus últimos años se dedicó sobre todo a escribir teatro. Obras como Saverio el cruel y La isla desierta, entre otras, fueron llevadas a escena en el circuito de teatro independiente de Buenos Aires.

Roberto Arlt murió de un ataque cardíaco el 26 de julio de 1942, dejando un legado indiscutible. Su capacidad para sumergirse en los conflictos socio-políticos de su época y expresarlos con imaginación y pasión lo convirtió en uno de los mejores escritores de su generación y en el precursor del teatro social argentino.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Top