Francisco Pizarro, adelantado y conquistador

Francisco Pizarro

Francisco Pizarro González, hijo ilegítimo del capitán Gonzalo Pizarro y de Francisca González, nació en el pueblo de Trujillo (Cáceres) entre los años 1476 y 1478. Como el joven Francisco no mostraba especial amor por la cultura, su padre le “animó” a trabajar cuidando cerdos. Debido a que los animales que estaban a su cargo enfermaron y murieron, Francisco decidió huir por miedo a ser culpado de ello, marchándose a Sevilla con 15 años, donde inició su carrera militar. Poco después se enrolaría en los Tercios de Italia, hasta que en 1502 emprende el viaje al Nuevo Mundo recién descubierto por Cristóbal Colón tras las promesas de gloria y riqueza.

Francisco Pizarro viajó en compañía de Nicolás de Ovando, quien había sido nombrado como gobernador de la isla de La Española, pero la sedentaria vida del colono desilusionó a Pizarro, quien pronto se apuntó para la expedición capitaneada por Alonso de Ojeda (en 1510) que pretendía explorar la América Central. También participó en la posterior exploración del Océano Pacífico junto a Vasco Núñez de Balboa en 1513.

Entre los años 1519 y 1532 residió en la Panamá, ciudad de la que llegó a ser alcalde y regidor, lo que le posibilitó el amasar una pequeña fortuna. En Panamá conoció los rumores de las incalculables riquezas de los Incas, y usando sus ahorros junto con los de Diego de Almagro logró financiar dos expediciones para someter al Imperio Inca, como hiciera Hernán Cortés con los aztecas, pero ambas terminaron en fracaso.

Durante este segundo intento de conquista, Francisco Pizarro se vio obligado a refugiarse en la Isla del Gallo junto con doce de sus hombres, al tiempo que Diego de Almagro marchaba hacia Panamá para pedir refuerzos. Durante la ausencia de Almagro, Pizarro y sus hombres aprovecharon para explorar la costa del actual Perú, comprobando que efectivamente los incas eran una poderosa civilización.

Los refuerzos para su empresa de conquista no llegaron jamás, debido a la negativa del entonces gobernador de Panamá, por lo que Pizarro se vio obligado a regresar a España en 1529 para informar a Carlos I de sus intenciones. El rey le nombra gobernador, adelantado de las nuevas tierras y capitán general, lo que encendió las envidias de Diego de Almagro. En 1530 y de vuelta en Panamá, Pizarro organiza una nueva expedición, que partirá con 180 hombres y 37 caballo en dirección a Perú en Enero de 1531.

El emperador de los incas, Atahualpa, se encontraba en aquellos momentos inmerso en una cruenta guerra fratricida con su hermanastro Huáscar, por lo que su potencial militar se encontraba bastante mermado. En un encuentro en 1532 entre Pizarro y Atahualpa en el que el conquistador exigió al emperador que se sometiese a la autoridad de Carlos I y de la Iglesia Católica, exigencia que fue rechazada de inmediato. Pizarro decidió entonces capturar al emperador, antes de que pudiese regresar y organizar a su ejército.

Atahualpa ofreció grandes riquezas a los españoles a cambio de su liberación, pero todo fue en vano. Los refuerzos llegaron con Diego de Almagro a la cabeza y Pizarro viendo reforzada su situación acusó al emperador del asesinato de su hermanastro Huáscar, condenándole a morir el 29 de Agosto de 1533. Tras la muerte de Atahualpa, Pizarro formó alianzas con la nobleza inca, lo que le permitió continuar con la conquista de Perú minimizando la resistencia de los nativos y ayudando a nombrar emperador a Manco Cápac II, hermano del difunto Huáscar.

Aunque Pizarro y Almagro habían aunado esfuerzos para resistir la posterior rebelión inca con Manco Cápac II a la cabeza, y pese a lo que habían compartido en el pasado, terminaron por convertirse en enemigos luchando en la batalla de las Salinas en Abril del año 1538, batalla de la que Almagro llevó la peor parte, siendo encarcelado y condenado a la pena capital en 1538 por Hernando Pizarro, hermano de Francisco.

Francisco Pizarro murió el 26 de Junio de 1541 a manos de los partidarios de Almagro, asesinado en el interior de su palacio en Lima.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top