David Livingstone, médico y explorador

David Livingstone

David Livingstone nace en Blantyre (Escocia) el 19 de Marzo de 1813, y estudia medicina y teología en la ciudad de Glasgow antes de partir como misionero en 1840 con destino a África del Sur. Un año más tarde llega a Kuruman (hoy en día Bostwana), y contrajo matrimonio poco después con Mary Moffat, hija del fundador de la ciudad. Juntos y a partir de 1845 comienza a adentrarse en zonas no pisadas por el hombre blanco antes.

Durante el año 1849 logra atravesar el hostil desierto de Kalahari y llegar hasta el lago Ngami, y dos años después acompañado por su esposa y sus hijos consigue alcanzar el río Zambeze. Desde aquí emprende el camino hasta el oeste de Luanda y regresa siguiendo el curso del río Zambeze hasta el punto donde desemboca en el Índico y llegando en 1855, con lo que fue el primer europeo en contemplar las cataratas Victoria. Su libro “Misiones e investigaciones en el Sur de África” le consagró como uno de los mejores y más populares exploradores de su tiempo.

Durante los siguientes años ejerció como cónsul en la ciudad de Quelimane (actual Mozambique), y también participó en dos exploraciones en las regiones oriental y central del continente africano. Tras estas expediciones redactó su segundo libro “Relato de una expedición al Zambeze y sus afluentes” (1865), en el que criticaba con dureza las prácticas esclavistas de la época.

Su tercera y última exploración del territorio africano llegó en 1866 a cargo de la Royal Geographical Society, con objeto de aclarar la localización exacta donde nace el río Nilo, además de encontrar también las fuentes del río Congo, remontándolo desde su desembocadura. También debía hacer un estudio sobre las cuencas de los mayores ríos del África central.

Durante este viaje remontó el curso del Rovuma y descubriendo los lagos Mweru y Bangweulu, y poco después a Ujiji, a orillas del lago Tanganika, y partiendo desde aquí en 1870 en dirección Oeste para descubrir el río Lualaba. A su vuelta se produce el encuentro con una expedición de rescate, comandada por un periodista llamado Henry Morton Stanley, y en la cual se pronuncia la célebre frase “doctor Livingstone, supongo”. Ambos exploran la zona norte de Ujiji y después Livingstone decide seguir su búsqueda de las fuentes del Nilo en solitario.

El día 1 de Mayo de 1873 se encuentra el cuerpo sin vida de David Livingstone en Chitambo (actual Zambia). Su cuerpo fue llevado a la ciudad de Zanzíbar y desde allí a Londres, y descansa en la Abadía de Westminster pero su corazón se quedó en África, enterrado bajo el árbol donde falleció.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top