Anaximandro, filósofo, astrónomo y geómetra griego

Anaximandro

Anaximandro nació en la desaparecida ciudad de Mileto (Turquía) en el año 610 a.C., y ya desde muy joven destaca como discípulo de la escuela de Mileto, a cuyo cargo se encontraba Tales. Tras el fallecimiento de Tales, es el propio Anaximandro (14 años más joven que el maestro) quien toma las riendas de la escuela de filosofía. También se le atribuye una gran importancia como ciudadano de Mileto así como su dirección en una expedición que se dirigió a Apolonia, en el Mar Negro, y la no menos importante defensa de que la Tierra era esférica y se movía girando sobre su eje. Otros descubrimientos y trabajos que se le atribuyen son la creación de un reloj solar, el calculo de las dimensiones y distancias de las estrellas, así como una recopilación de ellas en una esfera celeste.

Otra de las teorías defendidas por Anaximandro es la de que todos los seres vivos de la Tierra proceden de los medios húmedos en un pasado en que el planeta era agua en su totalidad, y de que los hombres debían haber evolucionado a partir de formas más simples, siendo el precursor de la Teoría de la Evolución perfeccionada por Charles Darwin.

Desgraciadamente, es poco lo que nos ha llegado del trabajo de Anaximandro y sus obras, aunque historiadores y filósofos posteriores coinciden en que su obra tiene en común con la de Tales el “ápeiron” (“arché” según Tales), una sustancia que da origen a todo el resto del Universo y que no puede ser corrompida, a diferencia que todo lo que de ella deriva. Por supuesto, y debido a que toda materia proviene de esta sustancia, el “ápeiron” no era tangible, ni sustancial, ni si quiera podía tener características de la materia, como frío o calor.

Una de las muestras de la gran lucidez de la que gozaba Anaximandro es su defensa de la pluralidad de los planetas, sosteniendo que la Tierra no podía ser el único mundo existente, y que debía existir un movimiento universal que mantuviera separadas las cosas en este Universo. Su principal diferencia con el pensamiento de Tales es que Anaximandro da un origen de la materia desde lo inmaterial, y no desde un elemento material como inicio, dando un salto cuántico al incluir lo abstracto en la ecuación de la creación.

Anaximandro de Tales fallece en el año 546 a.C.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top