Roland Barthes, escritor francés

roland barthes

El escritor y crítico francés Roland Barthes es uno de los principales representantes del estructuralismo como método de análisis de la creación literaria y de los fenómenos socioculturales; en su obra teórica tiende a la constitución de una semiología interpretativa.

Nacido el 12 de noviembre de 1915 en Cherburgo, perdió a su padre en 1916 (cuando tenía apenas un año de edad) durante un combate naval en el Mar del Norte. Así, su tierna infancia transcurrió en Bayona hasta que se trasladó a París en 1925. Hijo de una mujer protestante, con la que convivió hasta su muerte, defendió su modo de vida distante y aparte del caos que imperaba en la sociedad.

Los estudios secundarios de Barthes se realizaron en el instituto Louis-le-Grand y posteriormente se licenció en Filología Clásica en la Universidad de París. Más tarde también estudiaría Gramática y Filología.

La salud de Roland nunca fue muy buena. En 1934 sufrió su primer ataque de tuberculosis, del que se habría de reponer luego de una larga estancia en los Pirineos. Desde 1941 hasta 1947 estuvo curándose en diversas clínicas francesas.

Barthes participó activamente en el Grupo de Teatro Antiguo que él mismo había fundado en su etapa de estudiante. Además, entre 1948 y 1950, fue lector de francés en Bucarest y en Alejandría y, entre 1952 y 1959, tras la Segunda Guerra Mundial, trabajó en el Centro Nacional de Investigación Científica de París.

En 1962 fue nombrado jefe de Trabajos de Investigación y jefe de estudios de la Escuela Práctica de Altos Estudios. Fue precisamente allí donde desarrolló su famosa teoría de la sociología de símbolos, representaciones y signos.

Con el transcurso del tiempo, Roland Barthes fue alcanzando altas cotas de popularidad y, sobre todo, de reconocimiento, gracias a sus actividades docentes y a la escritura de numerosas obras de carácter divulgativo o didáctico.

En la primavera de 1980, Roland Barthes decía adiós a este mundo después de ser arrollado por un turismo frente a la Sorbona.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top