Arquímedes, famoso matemático griego

arquimedes-retrato

Arquímedes, quizás el más famoso matemático griego de todos los tiempos, nació en Siracusa (Italia) en el año 287 a.C. Fue discípulo de Conón de Samos en Alejandría, lugar donde también conoció a Eratóstenes, a quien dedicó su Método.

Tras su formación en Alejandría, Arquímedes regresó a su ciudad natal para dedicarse en cuerpo y alma a la ciencia. De toda su vida, los cronistas sólo han recuperado unas cuantas anécdotas. Una de ellas narra como el matemático intentó comprobar la existencia o no de fraude en una corona de oro.

Así, un día mientras se bañaba se detuvo a pensar en cómo el agua de la bañera desbordaba a medida que él se iba introduciendo en ella. En esta observación se inspiró para resolver el dilema de la corona y lo festejó corriendo desnudo por las calles bajo el grito de “Eureka”.

Según Plutarco, Arquímedes afirmó: “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Lo cierto es que son famosos los ingenios bélicos de este matemático, instrumentos que permitieron a Siracusa sostenerse en pie ante el asedio romano durante tres años. Se dice también que Arquímedes murió a manos de un soldado romano por negarse a resolver un problema matemático en el que se hallaba inmerso.

De lo que no cabe duda es de que era un gran erudito, tan apasionado por su trabajo científico que, en ocasiones, se olvidaba incluso hasta de comer. En cuanto a su obra, en “Equilibrios planos” desarrolló la ley de la palanca y también determinó el centro de gravedad de paralelogramos, triángulos, trapecios…

Además, explicó cómo calcular el volumen de una esfera en “Sobre la esfera y el cilindro“, donde también desarrolló su teorema favorito, el que explica la relación entre una esfera y el cilindro circunscrito en ella y que eligió como epitafio.

Aunque existe más de una versión sobre las circunstancias de su muerte, el único punto en común que tienen entre ellas es que Arquímedes murió a manos de un soldado, contraviniendo las órdenes de su general (Marcelo). La versión más extendida apunta a que el golpe final le fue asestado mientras trataba de resolver un problema matemático.

Sea como fuere, el general no se mostró muy contento con la acción de este soldado, ya que previamente se había dado orden de no herir al famoso matemático.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top