Almanzor, el azote del cristianismo

almanzor

Almanzor fue uno de los más valientes guerreros de la historia española. Este caudillo árabe que arrasó León, es considerado para algunos historiadores como el precursor del líder occidental moderno. Según las crónicas, con 57 expediciones logró expandir el dominio musulmán a gran parte de la Península Ibérica.

Nacido en Almería bajo el nombre de Abu Amir Muhammad ibn Abi Amir al-Mansur, cursó sus estudios en la ciudad de Córdoba y se hizo con el poder de Al-Andalus a comienzos del califato de Hisham II (976-1009). Fue bautizado con el sobrenombre de “Al-Mansur bi-Allah” (victorioso por Alá), que en España se castellanizó a Almanzor. Y es que en fue en ese año cuando arrasó Zamora, Simancas sucumbió y los castellanos se vieron en la obligación de abandonar sus posiciones al sur del río Duero.

En 984 se hizo con la ciudad de León, arrasó Astorga y también los populares monasterios de Sahagún y Eslonza. Esta hazaña la repetiría cuatro años después cuando alcanzó Coimbra. En 985 hizo lo mismo con Barcelona: saqueó la Ciudad Condal y, con ella, los monasterios de San Cugat del Vallés y San Pedro de Puellas.

En el año 997 cometió uno de los actos por los que más lo recuerda la comunidad cristiana: llegó hasta Santiago de Compostela y destruyó la ciudad y la catedral, respetando, eso sí, el sepulcro del Apóstol Santiago. Como botín se llevó las campanas del majestuoso edificio, campanas que sus cuatro mil prisioneros cargaron a cuestas hasta Córdoba. Con el apoyo de los bereberes, Almanzor se mantuvo en el poder y durante su mandato ordenó la construcción del palacio de Almedina al-Zahira, futura sede de la administración.

Con respecto al momento y causas de su muerte, los historiadores no se ponen de acuerdo: mientras algunos cronistas afirman que falleció tras la batalla de Calatañazor (1000), otros niegan la existencia de dicha lucha y se acogen a que la verdadera causa de su muerte fue la enfermedad que obligó su retirada a Medinaceli. Además de las opiniones de los eruditos, la leyenda cuenta la muerte de Almanzor fue un castigo de Dios por haberse apropiado de las campanas de la Catedral de Santiago de Compostela.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top