Sun Tzu, gran estratega chino

Sun Tzu

El nombre de Sun Tzu trascendió en la historia por haber escrito el tratado titulado El arte de la guerra, en el año 500 a.c. A pesar de su antigüedad, es una obra que todavía se mantienen vigente -al igual que el legado de Confucio y Lao Tsé-, no sólo por los consejos sobre cómo trabajar la estrategia y la táctica militar, sino por la gran cantidad de interpretaciones metafóricas que propone.

Según la biografía escrita por el historiador Sima Qian -la única fuente que existe- en el siglo II a.c, Sun Tzu nació en el 544 a.c., en el estado de Qi, integrante de los Reinos combatientes de la antigua China. Su verdadero nombre era Sun Wu. Su familia era integrante de la clase shi, mayoritariamente compuesta por aristócratas que fueron despojados de sus tierras en los enfrentamiento de Primaveras y Otoños.

Dedicó su vida al ejercicio militar, de joven se entrenó como mercenario. Era habilidoso, recorrió con éxito distintas regiones del imperio hasta que el rey Helu, gobernante de Wu, lo contrató como general de su ejército en el 512 a.c. De aquella experiencia construyó las premisas principales de El arte de la guerra.

Obviamente, como sucede con casi todos los personajes tan alejado en el tiempo, hay cronistas que discuten la existencia de Sun Tzu, aseguran que el libro es un compilado de crónicas sueltas, luego transformadas por astutos escritores para conformar un manual genérico. Sin embrago, hay documentos que prueban con relativa solvencia que el estratega chino fue el responsable del tratado.

Tzu vivió una época de gran florecimiento cultural en China, pero también de profundos cambios políticos. En aquel entonces existían ocho grandes Estados que absorbieron a los principados más pequeños. Se sucedían constantemente las guerras de ocupación, a cargo de bandoleros y asesinos sin códigos. Aún así, era notable la cantidad de sabios que surgieron de aquel entonces. El arte de la guerra es un testimonio histórico fundamental y un intento de consolidar la unión en un imperio gigantesco que avanzaba en la historia sin rumbo fijo.

Sun Tzu falleció antes de terminar de escribir su obra maestra. No se sabe dónde ni cuándo. Pero se estima que aún gozaba de la protección del rey Helu.

Foto vía: Hinio

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Alfredo Durand dice:

    Mi pensador chino favorito! El gran Sun Tzu

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top