Demócrito, creador del átomo

Democrito

La palabra átomo no es moderna, no apareció con la energía nuclear, ni con los científicos de la modernidad. No. Demócrito, un filósofo de la antigua Grecia, inventó este término para hablar sobre la conformación del universo. Fue el fundador del atomismo, escuela que sostenía, en el siglo III a.c, que la realidad está constituida por átomos: fragmentos pequeñísimos, idénticos e indivisibles.

Demócrito nació en la ciudad de Abdera, ubicada en la región griega de Macedonia oriental, en el 460 a.c. Fue muy famoso durante su época de producción intelectual, tanto como Platón o Aristóteles. Dicen los cronistas que fue uno de los más prolíficos de la antigüedad, dedicaba muchísimo tiempo a escribir para dejar registros de sus reflexiones, pero muy poco ha sobrevivido de aquellos textos. Apenas se conservan notas sueltas, la mayoría dedicadas a la ética. Pero se sabe por otros comentadores de filosofía que realizó interesantes análisis sobre física, música y saberes técnicos. Se le atribuyen más de 70 escritos, todos sospechosamente desaparecidos.

Según sostenía, los átomos se encuentran constantemente en movimiento, en el vacío infinito; se diferencian entre sí por su forma y posición. Parece mentira pero exactamente así lo explicaba, y no es tan distante a lo que, 20 siglos después, la ciencia logró demostrar.

En su época era conocido por su carácter extravagante, a tal punto que se le atribuyen decenas de anécdotas. Una, tal vez la más famosa, señala que se arrancó los ojos para poder pensar en tranquilidad, sin que el mundo exterior lo molestara.

Fue un viajero incansable, recorrió Egipto, Persia y Mesopotamia, donde se preocupó por aprender las artes y acercarse a los conocimientos de los antiguos magos caldeos. También visitó Etiopía, Babilonia y la India, donde recibió una fuerte influencia de los nuevos sistemas matemáticos.

Entre sus obras más importantes se encuentra el Gran Diacosmos, la cual le valió un premio de 500 talentos. De acuerdo con el historiador Diógenes Laercio, Demócrito murió a los 90 años de edad. Pero todo el resto de los cronistas de la antigüedad aseguran que vivió más de cien años.

Platón lo odiaba. Abiertamente se manifestó a favor de que se quemaran todos sus textos. Se dice que lo enojaba que esté estaba siempre riéndose. Él, en cambio, decía que la risa lo volvía cada vez más sabio.

Durante el Renacimiento (siglo XV) sus ideas fueron retomadas. Muchos lo consideran el padre de la ciencia moderna.

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. LA BIOGRAFIA DE DEMOCRITO ES BUENA

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top