Camilo Cienfuegos, bastión de la revolución cubana

Camilo Cienfuegos

Una buena parte del éxito de la Revolución Cubana fue mérito de Camilo Cienfuegos Gorriarán, Jefe Supremo del Ejército Rebelde, también conocido como El héroe del sombrero alón. Era un hombre muy querido, de personalidad sencilla, y con tanto carisma que se llegó a comparar su popularidad con la de Fidel Castro.

Nació el 6 de febrero de 1932, en el barrio de Lawton, La Habana. Sus padres eran militantes anarquistas españoles, de gran influencia en su formación política. A los ocho años ingresó a la Escuela Anexa de la Academia Nacional de Bellas Artes, pero no pudo concluir sus estudios por problemas económicos. Para 1948 comenzó a participar en política, sus primeras apariciones fueron en los movimientos populares contra el aumento del boleto en el transporte público, junto a estudiantes y militantes de izquierda.

Con la intención de encontrar una mejor situación económica, en 1953 se trasladó a los Estados Unidos. La aventura le duró un pestañeo: a los pocos meses regresó indignado por el grado de explotación al que eran sometidos los trabajadores, en especial los inmigrantes. A principios de 1954 se integró definitivamente a la lucha estudiantil en contra del régimen de Fulgencio Batista. En 1955, en enfrentamientos con las fuerzas armadas, fue herido por un arma de fuego. Perseguido por la policía, decidió refugiarse en Nueva York, pero al poco tiempo fue expulsado por inconvenientes burocráticos.

Fue deportado a Méjico, donde conoció a Fidel Castro, quien ya estaba en plena organización de la expedición revolucionaria. Cienfuegos fue el último elegido para tripular el histórico Granma, porque era un inexperto en el combate militar.

Ya completamente involucrado en la revolución, en 1957 se crea una nueva columna guerrillera, la número 4, hija de la columna madre José Martí, a cargo del Comandante Ernesto Che Guevara. El capitán Cienfuegos se desempeña en esta columna como jefe de la vanguardia. Meses más tarde se le asignó la columna invasora número 2 Antonio Maceo, la cual partió de la Sierra Maestra hacia el Occidente de Cuba en agosto de 1958. Y al poco tiempo dirigió la toma de la ciudad de Yaguajay, batalla clave en el golpe final contra las fuerzas de Batista.

El triunfo definitivo de los rebeldes en 1959 lo llevó a continuar su trabajo contra los movimientos antirrevolucionarios y en favor de la reforma agraria.

Su muerte es un verdadero misterio. La versión oficial asegura que falleció el 28 de octubre de 1959, en un accidente de aviación. Sin embargo, nunca hubo señales de sus restos ni del avión que supuestamente lo transportaba. Tampoco hubo alerta por mal clima, ni se hizo llamada alguna en pedido de auxilio.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top