Homero, poeta de la antigua Grecia

Homero

Después de las escrituras sagradas, no debe haber libros más leídos e interpretados en la historia de la humanidad que la Ilíada y la Odisea, pilares fundamentales de la épica grecolatina y, en consecuencia, de toda la literatura occidental. Al parecer, su autor fue el poeta Homero, de quien se tienen muy pocos datos biográficos, incluso hay historiadores que aseguran que nunca existió, que sus textos han sido una compilación de la tradición oral -lo cual perfectamente puede ser cierto- y que su imagen es simplemente un invento para adjudicarle a alguien los textos.

Algunos cronistas sostienen que Homero nació en Quíos, mientras que otros dicen que pudo haber nacido en Colofón, Cumas, Pilos Ítaca, Argos, Atenas y Esmirna. Para cada ciudad hay un argumento y una fuente distinta. Tal vez el único dato que es común a todas las versiones es su incipiente ceguera, comúnmente citada a lo largo de toda la historia de la literatura.

La versión de Herodoto -célebre historiador de la antigüedad- data del siglo V a.C. Homero es el hijo de una huérfana seducida, llamada Creteidas, y nació en Esmirna. Conocido como Melesígenes, se destacó de muy joven por su buen gusto artístico y su vida repleta de libertades y pensamientos desestructurados. Una enfermedad, durante la adultez, lo dejó ciego y desde entonces comenzó a llamarse Homero. Murió -continúa el historiador- en Íos, mientras se trasladaba a Atenas, la capital de Grecia.

En pleno siglo XXI, la biografía de Homero sigue siendo un misterio. Incluso su obra literaria fue fuertemente cuestionada. Por ejemplo, durante el siglo XVII, el abate François Hédelin señaló que los poemas que integran la Ilíada y la Odisea son una colección de textos inconexos, recopilados a lo largo del tiempo y oriundos de distintas regiones y tradiciones de escritura. Es notable, la polémica todavía continúa.

Y difícilmente vaya a resolverse en lo inmediato. Las fuentes tienen más de 2500 años, han sido atravesadas por cientos y cientos de traducciones, al punto que es probable que hayan perdido su significado original. O que, lisa y llanamente, los datos verdaderos hayan sido manipulados o destruidos.

Muchos sostienen que el hueco se produjo por culpa del célebre incendio de la Biblioteca de Alejandría, donde supuestamente estaban archivados los manuscritos con la información faltante.

Tags: ,

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. Muy interesante, aunque solo sea por las dudas. No obstante mi mente enferma se ha quedado con la palabra “adultez” no la había oído nunca, y aunque el corrector se empeñe en decir lo contrario, esta en el drae. Me la apunto.
    Un saludo

  2. angelica dice:

    me parece muy bonito que hayan estas paguinas para investigar sobre toda nuestra historia antigua y saber como eran las historias pasadas

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top