Le Corbusier, genio de la arquitectura

Le Corbusier

El arquitecto Charles Édouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Courbusier, propuso el quiebre más profundo que experimentó la arquitectura durante el siglo XX. Los espacios ya no volvieron a ser los mismos, sus cálculos, podría decirse, redimensionaron la vida cotidiana; cambió los paradigmas de cómo construir una puerta y cómo medir un techo, básicamente reinterpretó el tamaño y el valor del ser humano en un contexto urbano.

Este artista, teórico y diseñador nació en La Chaux-de-Fonds, Suiza, el 6 de octubre de 1887. A los trece años dejó la escuela formal y se dedicó a estudiar artes plásticas.

A los 29 años se trasladó a París donde adoptó el finalmente el seudónimo Le Corbusier, que es una variación fonética de la palabra cuervo, y al mismo tiempo un homenaje al apellido de su abuelo materno: Lecorbésier. Su padre trabajaba en la industria relojera -muy popular en su país natal-, su madre era profesora de música.

En 1905 diseñó su primer edificio, la Villa Fallet. Durante los siguientes diez años se dedicó a proyectar construcciones, pero ninguna estaba dentro de la línea moderna que más tarde lo caracterizaría, por tal motivo no las incluyó en el catálogo general de sus obras.

Sus creaciones generaron una verdadera revolución en la arquitectura moderna; de claro impulso racionalista, estaban inspiradas en la reciente aparición del automóvil y el avión de pasajeros, los tomaba como un ejemplo del horizonte que debía buscar el diseño de una edificación. Él llamaba a la casas Máquinas de habitar, y buscaba la belleza en cada una de las líneas que trazaba, pero su principal preocupación era la funcionalidad.

Uno de sus máximas propuestas fue el Modulor: la proporción contemporánea del ser humano y su entorno. En base a las medidas del cuerpo -Le Corbusier utilizó un promedio de altura señalado en 1,75 metros- calculó el célebre Número áureo con la finalidad de que sentar una medida armónica base en cada elemento de la arquitectura.

Sus obras están mayoritariamente en Francia, aunque también construyó en Italia, India, Argentina (una sola, la célebre Casa Curuchet), Alemania, Suiza, Bélgica, España, Estados Unidos y Brasil.

Falleció el 27 de agosto de 1965, en la Costa azul. Su nombre está ubicado en la historia junto al de otros genios como Frank Lloyd Wright, Walter Gropius, Alvar Aalto, Antoni Gaudí y Ludwig Mies van der Rohe.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top