Jean Cocteau, escritor y cineasta

Jean Cocteau

Poeta, escritor, artista y cineasta, Jean Maurice Eugène Clément Cocteau, o sólo Jean Cocteau, nació en el seno de una familia acomodada el 5 de julio de 1889, en un pequeño pueblo cerca de París, Francia.

Su infancia se vería afectada por el suicidio de su padre, cuando sólo contaba con unos 10 años de edad. Inmediatamente, ingresó en una escuela privada, siendo expulsado en 1904. Tras su expulsión, Cocteau huyó a Marsella, donde vivió en los barrios bajos con un nombre falso, pero fue descubierto rápidamente por la policía, que lo colocó bajo la tutela de su tío.

En 1908, Cocteau trabó amistad con Edouard de Max. De Max era un actor trágico que dominaba la escena teatral parisina en ese momento, y alentó la obra literaria de Cocteau, el 4 de abril de ese mismo año, alquiló el Teatro Femina para presentar a los críticos la poesía del joven escritor.

Un año después, Cocteau conoció al empresario ruso Sergey Daighilev, director de los Ballets Rusos. Daighilev desafió a Cocteau a incursionar en el género del ballet, el resultado fue el libreto para un exótico ballet llamado “Le Dieu Bleu”. Durante ese tiempo, Cocteau también solía reunirse con el compositor Igor Stravinsky, quien trabajaba en la composición de “La Consagración de la Primavera”. En 1914, Cocteau visitó Stravinsky en Suiza, concluyendo durante su estadía su primer libro, “Le Potomak”.

La Primera Guerra Mundial estalló en el verano de 1914, y si bien Cocteau no sirvió en el ejército, colaboró conduciendo una ambulancia.

En 1917, conoció a Pablo Picasso. Juntos viajaron a Roma, reuniéndose allí con Diaghilev. Mientras Cocteau ayudó a preparar el guión del ballet “Parade”, Picasso diseñó los decorados, Erik Satie compuso la música y la coreografía estuvo a cargo de Leonide Massine. El estreno de la pieza en París durante mayo de ese año fue un desastre, aun cuando años después se transformaría en un éxito.

Tras la guerra, Cocteau continuó su asociación con varios artistas reconocidos y fundó una editorial llamada Ediciones de la Sirene, la cual publicó sus propios escritos y muchas partituras de Stravinsky, Satie y un grupo de compositores conocido como Les Six.

En 1918, Cocteau formó una amistad íntima con un novelista de 15 años, Raymond Radiguet. Radiguet ejerció una fuerte influencia sobre Cocteau, tanto en el plano artístico como personal. El joven escritor murió de fiebre tifoidea en 1923, quebrando a Cocteau, que comenzó a consumir opio. Durante su recuperación de esta adicción, Cocteau dio forma a algunas de sus obras más importantes, incluyendo la obra de teatro “Orfeo”, la novela “Les Enfants Terribles”, y muchos poemas largos.

En 1930 se estrenó la primera película de Cocteau, “La sangre de un poeta”. El film era una suerte de reseña sobre su mitología privada. Cocteau creó un joven poeta condenado a vagar por los pasillos del demencial Hotel of Dramatic Follies por su crimen de haber dotado de vida a una estatua. A principios de la década de 1930, escribió lo que algunos creen que es su mayor obra, “La máquina infernal”, un tratamiento del tema de Edipo. Entre las obras de Cocteau figuran también “La voix humaine (1930, La Voz Humana)”, “Les chevaliers de la table rounde (1937, Los Caballeros de la Mesa Redonda)”, “Les parents terribles (1938, Relaciones íntimas)”, y “La machine a ecrire (1941, La máquina de escribir)”.

Durante los 15 años siguientes, la obra de Cocteau se interrumpió, principalmente por su recaída en el consumo de opio. Retomó la actividad a principios de 1940, gracias a la influencia de su amigo el actor Jean Marais.

En 1945, Cocteau dirigió su adaptación de “La Belle et la Bete (La Bella y la Bestia)”. La película marcó un regreso triunfal de Cocteau a la pantalla. Marais protagonizó la película en el papel de la Bestia.

En la década de 1940, Cocteau adaptó dos de sus obras al cine, “El águila de dos cabezas” y “La tormenta dentro”.  En 1950, dirigió la película “Orfeo”, otra vez con Marais como protagonista. La historia gira en torno a un poeta acosado por rivales en el plano artístico y romántico. Cuando su esposa muere, Orfeo desciende al infierno en su rescate. En el infierno, el destino de Orfeo será determinado ante un tribunal.

En 1954, tras la muerte de su amigo, el novelista Collette, Cocteau tomó su lugar en la Academia belga. Un año después, fue elegido miembro de la Academia Francesa.

En 1959, filmó su última película como director, “El testamento de Orfeo”. La película, casera, fue protagonizada por Cocteau, y también cuenta con cameos de celebridades como Pablo Picasso, Yul Brynner y Jean-Pierre Léaud.

El artista murió de un ataque cardíaco a los 74 años en su castillo en Milly-la-Foret, Francia, el 11 de octubre de 1963, después de enterarse de la noticia de la muerte de otra amiga, la cantante Edith Piaf.

Foto vía: canalpatrimonio

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top