Eduardo V, prisionero de la Torre de Londres

Eduardo V y su hermano en la Torre de Londres

Hoy queremos hablaros de Eduardo V, quien nació en Londres, concretamente en Westminster, el 4 noviembre de 1470. Hijo mayor de Eduardo IV, rey de Inglaterra, e Isabel Woodville, con menos de un año fue proclamado Príncipe de Gales.

En 1473 lo mandaron a vivir al Castillo de Ludlow, quedando bajo los auspicios del Conde Rivers, hermano de la reina. Sin embargo, su padre había ordenado un plan exhaustivo de cumplimiento y obligaciones para su hijo, incluyendo oír misa antes del desayuno y el estudio de todas las artes y asignaturas de la época. Todo estaba atado al más mínimo detalle por el rey.

Tanto es así que, como solía ocurrir, ya su padre había planeado el matrimonio para su hijo. En 1480 Eduardo IV había firmado alianzas con el Duque de Bretaña, alianzas entre las que se encontraba que Ana, la hija de apenas cuatro años del duque, se casara con Eduardo hijo cuando el joven llegara a la mayoría de edad.

Tres años más tarde, el 9 de abril de 1483, moría el rey de Inglaterra, Eduardo IV, por lo que Eduardo V era proclamado el nuevo monarca inglés con apenas doce años. Ante esto, sería el tío de Eduardo, Ricardo, duque de Gloucester, quien gobernaría como Ricardo III hasta la mayoría de edad de Enrique. Con lo que no contaban era con que, a la llegada de Eduardo a Londres, procedente de Gales, sería encarcelado por Ricardo en la Torre de Londres.

Y todo porque Ricardo III declaró que los hijos del difunto rey Eduardo IV eran bastardos, ya que su padre, antes de su matrimonio con Isabel Woodville, se había casado con Leonor Talbott. El Parlamento de Inglaterra aprobó esta “invención” de Ricardo, y Eduardo V y su hermano, de solo nueve años, fueron encarcelados en la célebre torre londinense.

Curiosamente nadie en Inglaterra volvió a saber de los niños, ya que a su madre se le prohibió visitarlos. Desde entonces las leyendas de los dos jóvenes monarcas en la Torre de Londres han corrido siempre en Inglaterra. Algunos pensaban que habían sido asesinados por Ricardo III, y otros que permanecieron encerrados para siempre.

Sólo en 1674 se encontraron los restos de dos niños en la Torre de Londres. Creyendo que eran los restos de Eduardo V y su hermano Ricardo, duque de York, fueron honrados como tales. Hoy sus cenizas reposan en la Abadía de Westminster.

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. cecilia dice:

    qusisera saber quien es el autro del cuadro, Edurdo V pisionero de la Torre de Londres. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top