Lorenzo de Médici, el Magnífico de Florencia

Lorenzo de Medici

Hoy queremos hablaros de una de las figuras más trascendentales de la historia de Italia. Conocido como Lorenzo el Magnífico, Lorenzo de Médici fue el tercero de la saga de los Médici en gobernar en Florencia, tras seguir los pasos de su abuelo Cosme y su padre Piero. Sin embargo Lorenzo fue mucho más famoso que sus progenitores.

Lorenzo nació el 1 de enero de 1449 y creció en un ambiente completamente impregnado de la cultura renacentista. Su padre financiaba todo tipo de arte y su madre, Lucrecia, era coleccionista y poetisa que frecuentaba los mejores círculos literarios de la época. Lorenzo estudió matemáticas y fue instruido sobre todo en las artes de la diplomacia.

Desde muy joven su padre lo mandó en misiones diplomáticas a Roma para negociar con el Papa. Muy conocido ya en Florencia y casi toda Italia, apenas a los veinte años se convirtió en el líder de los Médici y de Florencia. A esa edad, en 1469, se casó con Clarice Orsini, hija de Giancomo Orsini, con la que tuvo nueve hijos. Uno de ellos se convertiría más tarde en el Papa León X.

Lorenzo gobernó Florencia durante nueve años junto a su hermano menor Giuliano. Sin embargo, en el Domingo de Pascua de 1478 ambos hermanos fueron atacados en la Catedral de Florencia. Lorenzo pudo escapar, pero Giuliano fue asesinado. Tras unas pesquisas, los conspiradores formaban parte de la familia rival de los Médici, los Pazzi, y algunos sicarios mandados por el Papa Sixto IV.

La cosa fue a mayores cuando el Papa Sixto IV confiscó todos los bienes de los Médici, excomulgando a Lorenzo y sancionando a la ciudad de Florencia. Las fuerzas del Vaticano, aliadas con el reino de Nápoles, atacaron Florencia. Lorenzo se quedó solo, ya que sus aliados Milán y Bolonia no le quisieron ayudar en la contienda.

Sin embargo, gracias a sus grandes dotes de diplomacia, Lorenzo no sólo consiguió detener la guerra sino además aumentar su poder. Sin ir más lejos fue uno de los principales precursores de la estabilidad del norte de Italia. Con este poder en sus manos pudo volver a dedicarse al arte y la cultura, siendo el mecenas de artistas como Botticelli o Miguel Ángel.

No le duró mucho la alegría a Lorenzo, quien comenzó a tener problemas tanto con su salud como con sus finanzas, debido a una serie de préstamos demasiado elevados con los bancos. Para colmo de males en 1494 se desató la guerra entre Francia e Italia, sumiendo al país en la pobreza. Lorenzo comenzó a tener muchos más problemas de salud.

La noche del 8 al 9 de abril de 1492 moría Lorenzo, poniendo fin a la Edad de Oro de Florencia. El máximo poder se Italia se trasladó a su muerte a Roma. Apenas contaba con 43 años de edad.

Foto Vía: First Art Gallery

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top