Donatello, el gran escultor del Renacimiento

Donatello

Donatello es uno de los símbolos indiscutible del Renacimiento italiano. Siguiendo los pasos de sus antecesores, ayudó a asentar las bases de un arte alejado de las rigideces góticas y bizantinas tradicionales, confiriéndoles mayor dramatismo y naturalidad a sus figuras y dotándolas de tal penetración psicológica como ningún otro artista de su época.

Donato di Niccolò di Betto Bardi fue más conocido como Donatello. Nació en la ciudad italiana de Florencia en 1386. Su padre, Nicolo di Betto Bardi, era un cardador de lana con una vida política muy activa, pues participó en más de un levantamiento popular que lo llevó a la cárcel. Su hijo, por el contrario, era conocido por su elegancia y delicadeza, y sus allegados lo rebautizaron Donatello.

Según el artista y biógrafo del Renacimiento, Giorgo Vasari, Donatello fue educado por la familia Martelli y su primera formación artística fue en un taller de orfebrería. En 1402 viajó a Roma junto al artista y arquitecto Filippo Brunelleschi para estudiar el arte de la Antigüedad durante dos años. De regreso en Florencia, trabajó en el taller de Lorenzo Ghiberti, enemigo de Brunelleschi, pues unos años antes habían competido para la realización de la puerta norte del Baptisterio.

Donatello ayudó en la fundición de los modelos de dicha puerta hasta 1407. Al año siguiente se le encargó un David en mármol para ubicarlo en un nicho de la Catedral. La escultura muestra al joven y heroico David luego de liberar al pueblo de Israel del gigante Goliat, y aunque su estructura compositiva aún es bastante gótica, pueden advertirse algunos detalles clásicos, como su claro contrapposto, una característica de la escultura clásica griega que dota a la figura de cierto movimiento y naturalidad.

Desde entonces Donatello comenzó lo que se llama su período de “realismo dramático”, durante el cual realizó casi todas sus obras en piedra y mármol. La mayoría son figuras de tamaño un poco más grande que el natural. Un ejemplos es el San Jorge, realizado para el Oratorio de San Miguel y el gremio de los arqueros, en cuya predela aparece el relieve del episodio de San Jorge y el dragón realizado con su innovadora técnica denominada schiacciato o “relieve aplanado”, que consistente en graduar la composición mediante una sucesión de planos aplastados para producir un efecto pictórico. Los Profetas para el Campanile de Florencia, que sobresalen por su realismo, individualización y desarrollo retratístico, también son de su primer período.

Entre 1433 y 1443 se desarrolló su segundo período, el “poético-clásico”, trabajando para Cosme de Médici, su gran mecenas, y demostrando sus conocimientos de arte greco-romano del cual se había nutrido durante su visita a Roma. De dicha década se destacan la Cantoria de la Catedral y el célebre David de bronce para el patio del palacio Medici, el primer desnudo de bulto redondo desde la Antigüedad.

Para 1443 Donatello viajó a Padua y dio inicio a su período “Paduano”, trabajando en el altar mayor de la Basílica de San Antonio de Padua y en su Gattamelata, el monumento ecuestre en honor del condottiero de la república véneta Erasmo de Narni y primera estatua dedicada a un guerrero moderno. Su cuarto y último período se denomina “expresionista” y comenzó en 1453 al regresar a Florencia. Allí realizó el grupo escultórico de Judith y Holofernes, una pieza exquisita que muestra dos figuras en lucha en una acción instantánea; también la Magdalena de madera policromada, en la cual no existe la belleza sino el realismo de una anciana penitente alejada del ideal de vejez.

Según Vasari, Donatello pasó sus últimos días de vida en una cama por culpa de una enfermedad paralizante. Murió el 13 de diciembre de 1466 en su ciudad natal y fue enterrado en la Basílica de San Lorenzo junto a la tumba de Cosme de Médici. Se dice que tenía una deuda de pago por el alquiler de su casa, pero esto se atribuye más a su desinterés en los asuntos financieros que en una posible pobreza, pues gozaba de una renta vitalicia en dinero efectivo otorgada por su mecenas. De hecho, una anécdota cuenta que Donatello colgaba una cesta llena de dinero en su taller para que sus ayudantes tomaran lo que necesitaran.

La fama de Donatello fue enorme e incidió en grandes artistas como Rafael, Miguel Ángel y Cellini. Junto a sus contemporáneos creó el estilo renacentista, renovando el arte de la escultura y el relieve para siempre.

Foto vía: wikipedia

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. scarlet PG dice:

    En cuanto a mi opinion me parece muy importante toda la informacion dada pero pienso que falto imagenes ….pero bueno la informacion es completa ;)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top