Nikola Tesla, genio científico hasta el fin

Continuando conociendo a “Nikola Tesla, una mente sin limitaciones“…

A pesar de que se encontraba un escalón más abajo y carecía del gran potencial creativo de este genio, Edison aún intentaba difamar la teoría de Tesla mediante campañas públicas en las cuales revelaba el supuesto riesgo potencial de manipular este tipo de corriente. Para llevar adelante su plan contrató al obrero Harold P. Brown y le indico que investigase la electrocución; gracias a su ayuda desarrolló la silla eléctrica la cual, en su funcionamiento, usaba la energía implementada por Tesla y, en cada presentación de su macabra creación, Edison intentaba hacer creer a la gente que dicha corriente era en verdad maligna.

Pero he aquí que no solo utilizó la corriente alterna para su perversa finalidad, sino que también mandó a sus secuaces de mentes retorcidas como la suya a que electrocutasen todo tipo de animales en la vía pública, con el único objetivo de hacer caer a Tesla de su pedestal.

Nikola, absorto en su trabajo, intentaba ignorar toda esa infamia fijándose cada vez más en sus invenciones. Así en 1891concibió la bobina de Tesla y gracias a ello en 1893 en las cataratas del Niágara se construyó la primera central hidroeléctrica. En 1896 consiguió transmitir electricidad a la ciudad de Búfalo (Nueva York) con el soporte económico de George Westinghouse, y la corriente alterna sustituyó a la continua y de esa manera Tesla fue calificado desde entonces el precursor de la industria eléctrica. En su honor fue nombrado ‘Tesla‘ a la unidad de medida del campo magnético en el Sistema Internacional de Unidades.

Tesla tenía una poderosa inteligencia así como la intuición absoluta hacia la ciencia, tanto así que la mayor parte de sus proyectos los reflexionaba mentalmente sin necesidad de recurrir a planos o anotaciones. Le bastaba vislumbrar la figura de dicho objeto y, aun sin conocer su funcionamiento, simplemente lo manufacturaba ignorando que en un futuro su creación podía suponer un gran adelanto para la humanidad.

Antes de su muerte, alcanzó a realizar un sistema de transmisión de electricidad inalámbrica donde la energía podría ser llevada de un lugar a otro mediante ondas sin necesidad de cableado. Dicho sistema se basaba en la capacidad de la ionosfera para transferir la electricidad. La potencia se trasladaba a una frecuencia de 6 Hz desde una monumental torre llamada Wardenclyffe Tower para valerse de la resonancia Schumann como medio de transporte. Se sabe hoy en día que ésta era de 7,83 Hz y no de 6, lo que explica la gran necesidad de usar enormes potencias para sus experimentos.

Tiempo más tarde, con la proximidad inminente del primer enfrentamiento bélico mundial, se le dio importancia a un proyecto de Tesla que estaba rezagado en el olvido. Se trataba ni más ni menos que de un poderoso pulso electromagnético bautizado como el Rayo Mortal, capaz de derribar una flota de 10.000 aviones a 400 km de distancia. Rusia fue el único país que mostró interés en el invento, pero al considerarlo irrealizable desistieron del proyecto.

Lo curioso del caso es que este arma es poderosamente similar al rayo de partículas que fue desarrollado años más tarde durante la guerra fría. Por otro lado la existencia del mismo es el eslabón que conecta a Tesla con el evento de Tunguska, a pesar de que la hipótesis más aceptada sobre el suceso es la que responsabiliza los hechos a la caída de un meteorito en la zona.

Este genio fue el verdadero inventor de la radio, 15 años antes que lo hiciera Bell, Tesla concibió el antecesor de este dispositivo tan usado en la actualidad pero su propiedad fue puesta en duda; durante muchos años mantuvo un litigio con Marconi con el que se disputaba la posesión de la patente. Tesla a la larga  salió victorioso, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos lo reconoció legalmente como el verdadero creador legal de la radio.

Como podrán comprobar este visionario no ofrecía descanso alguno a su mente, constantemente se la pasaba ideando unidades nuevas y era capaz de memorizar hasta el más intrincado plano con absoluto detalle. Por su constante e imperiosa necesidad de creación solo dormía tres horas por día, lo que a la larga le trajo importantes consecuencias psicológicas.

Llegando al límite de su vida el juicio de Nikola estaba por completo nublado y sus excentricidades no tenían techo. Además de vivir de hotel en hotel, cada tanto presentaba inauditos inventos e ideas, como por ejemplo la ambición de iluminar todo el desierto del Sahara para que pudiera ser vislumbrado desde el espacio y así demostrar que en la tierra había vida inteligente.

Y llegó el fin… Al final de su vida Tesla, que partió de este mundo el 7 de enero de 1943, ya no era ni la sombra del que un día fue. Su mente agotada se había colapsado volviéndolo un ser desconfiado, insociable y ermitaño carente del brillo y la lucidez de antaño. Por otro lado es de importancia destacar que las causas reales de su deceso no han sido del todo esclarecidas y se sospecha que fue víctima de una conspiración en su contra porque con él desapareció también una importante cantidad de documentos, anotaciones y especificaciones técnicas de sus trabajos.

Como ustedes mismos han podido corroborar por este escrito, Tesla fue uno de los más grandes exponente de la ciencia de los últimos tiempos y gracias a su labor nuestra historia tiene un antes y un después. Las creaciones de este hombre son en verdad ilimitadas y es imposible resumirlas en unas pocas palabras, razón por la cual solo he tomado algunas de sus más emblemáticas obras y muchas otras han quedado sin nombrar, pero no por ello son menos importantes.

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Mike dice:

    Que grande Tesla.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top