Nikola Tesla, una mente sin limitaciones

Nikola Tesla

Nacido en Smiljan, Croacia, el 10 de Julio de 1856, desde pequeño fue un genio, destacado y aplicado en sus estudios, muy observador y pensante. Podía efectuar cálculos matemáticos de gran complejidad en su mente y obtener los resultados en pocos segundos como si de una especie de computadora se tratara.Pero no solo poseía esa facultad, sino que también le era natural memorizar libros completos de física, matemática o cualquier rama con tan solo una lectura.

La pasión por las ciencias y la matemática, lo llevo a estudiar Ingeniería, pero su padre no estaba del todo conforme, ya que era pastor ortodoxo y lo influía para que siguiera su vocación. Pero Nikola no podía impedir su pasión y dedicación que tenía con la ciencia, era como forzar algo, y hacerlo antinatural. Una de las personas de su familia que lo siempre lo apoyo era su madre, ya que ella había inventado ciertos artefactos para facilitar las tareas del hogar como un dispositivo para revolver huevos de forma mecánica, entre otros.

Se instruyó en Graz, donde estudió ingeniería mecánica, y posteriormente se trasladó a Praga, en la cual estudió ingeniería eléctrica, y finalmente vivió en Checoslovaquia, en donde recibió el título de físico.

Con su gran reputación, fue convocado para trabajar en numerosos países, y diferentes compañías eléctricas y telefónicas de toda Europa. En el año 1881 se traslada a Budapest para colaborar en una compañía de telégrafos de capitales norteamericanos. Al siguiente año se trasladó a París para trabajar en una de las compañías de Thomas Edison, donde su gran dedicación lo lleva a contribuir con la teoría de la corriente alterna, la cual le cedió paso para idear el primer motor de inducción eléctrica en 1882.

Nikola Tesla

En 1884 se traslada a Nueva York y después de dos años adaptándose a esta nueva ciudad, fruto de su gran trabajo funda su propia compañía, ya que el trato por esos años con Edison no era bueno, tenían muchas diferencias ante sus implementaciones de la corriente continua (CC), y la corriente alterna (CA) de Tesla. En 1887 y después de varios años de labor ininterrumpida, en su laboratorio de la calle Huston, en la ciudad de Nueva York donde residía, logra concretar y construir el motor de inducción de corriente alterna, sus creaciones eran magnificas, sobresalía sobre todos los aspectos, pero sin un respaldo económico conciso, no podía seguir indagando en su gran tarea diaria.

Tiempo más tarde conoció a Westinghouse, un empresario de poderosos capitales, que hizo un pacto económico con Tesla a través del cual acordó ceder sus inventos patentados mediante una buena remuneración, ya que Tesla necesitaba de ese capital para poder seguir desarrollando sus investigaciones. Westinghouse lo contrato para trabajar en sus laboratorios, donde creó el sistema polifásico para trasladar energía eléctrica a través de largos trayectos.

Tesla no se dio tregua en su labor ya que quería demostrar su supremacía de la corriente alterna (CA), sobre la corriente continua (CC) de Edison, dejar como manifiesto que su descubrimiento era muy superior al de su rival por así decirlo, ya que pasaron momentos tan tensos que fue llamada la “Guerra de las Corrientes”

Por eso Tesla constantemente investigaba y creaba nuevos métodos de conducción eléctrica. Pero las asperezas entre él y Edison no se disipaban, más bien se acrecentaban cada día. En el año 1893 logró transmitir energía electromagnética sin cables, construyendo a la vez el primer radiotransmisor, ese mismo año en Chicago se realizó una presentación pública de la corriente alterna, demostrando la superioridad sobre la corriente continua de Edison.

A finales del siglo XIX, Tesla expuso que utilizando una red eléctrica resonante sólo se necesitaba un conductor para alimentar un sistema eléctrico, sin necesidad de otro metal ni un conductor de tierra. Nombro a este fenómeno “transmisión de energía eléctrica a través de un único cable sin retorno” formados por una bobina y un condensador, claves de la emisión y recepción de ondas radioeléctricas. De esta forma podía crear y transmitir ondas electromagnéticas a partir de alternadores de alta frecuencia, y así intentar trasmitir energía eléctrica a grandes distancias sin usar cables de retorno.

Pero Nikola Tesla aún era capaz de mucho más… Sigue leyendo sobre este genio de la ciencia en “Nikola Tesla, genio científico hasta el fin“.

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Joaquin Quidel dice:

    uno de los grandes… olvidado lamentablemente

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top