El imborrable recuerdo de Teresa de Calcuta

Teresa de Calcuta

La Madre Teresa hizo de su vida, cuerpo y alma un instrumento de Cristo en el mundo. Ella dio todo de sí por los pobres y desamparados sin pedir nada a cambio.

Fue el  17 de agosto de 1948 cuando Madre Teresa salió de su convento para entrar a la realidad de los pobres en la India. Ella estaba para todo aquél que la precisara, cada día de su vida salía con el rosario en mano para servir a Dios en los desventurados, en quienes no existían para nadie y eran relegados a la miseria y al olvido.

En el año 1950 se declaró oficialmente la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad y 15 años después el Papa Pablo VI le concedió el Decreto de Alabanza por lo que Madre Teresa abrió una casa en Venezuela para luego fundar otras en todo el mundo sin distinción de credo ni tipo de gobierno.

Numerosas hermandades fueron creadas gracias a su fuerza espiritual e inspiración de servicio y lo trascendental es que no sólo los de vocación religiosa la acompañaron en el camino, también logró infundir su amor en personas de diversos credos en los cuales encontró liados fuertes que compartían su sacrificio y devoción.

Su gran obra de amor incondicional por el prójimo  fue motivo para que la galardonen con numerosos reconocimientos, entre ellos el Premio Nobel de la Paz en 1979, pero el mayor logro que esta mujer consiguió a lo largo de su existencia fue el gozo de convertirse en un instrumento de Cristo y profesar su amor entre las almas de los huérfanos, necesitados y olvidados.

Teresa de Calcuta

Su muerte causó gran dolor en todo el mundo. La Madre Teresa de Calcuta abandonó su existencia terrenal un 5 de Septiembre de 1997 a los 87 años de edad; fue enterrada con honores el día 13, fecha del aniversario de la aparición de la virgen de Fátima a la cual ella tenía gran devoción.

A pesar de haber desaparecido físicamente su esencia siguió y sigue palpitante, al año del deceso una campesina bengalesa de 30 años, desahuciada por un tumor en el abdomen, recibió un sanación milagrosa otorgada por la Madre Teresa.

A dos años del fallecimiento de la religiosa, el Papa Juan Pablo II dio vía libre a la apertura de la causa de su canonización y el 20 de diciembre del 2002 aprobó los decretos sobre sus heroicas acciones y el milagro concedido por ella. El 19 de octubre del 2003 la declaró Beata dándola a conocer como una mujer enamorada de Jesús que con gran fe e intensa vida espiritual se convirtió enla verdadera madre de los pobres”.

Tags: , , ,

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. juan carlos martinez dice:

    hola estoy leyendo el libro de madre teresa y la verdad que no tengo ninguna duda de que madre teresa fue un angel en este mundo fisico.

  2. Ruben dice:

    Sin ninguna duda, la Mare Teresa de Calcuta junto con Juan Pablo II son los últimas grandes personalidades de la Iglesia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top